JDI IN THE NEWS - 2012

EE UU aplica por primera vez medidas para evitar abusos sexuales en las carceles

By Eva Saiz, El Pais
May 23, 2012

El Gobierno de Estados Unidos ha aprobado un plan detallado de medidas para implementar la Ley para la Eliminacion de la Violacion en las Prisiones (PREA, por sus siglas en ingles), aprobada en 2003, e imponer asi la tolerancia cero con los abusos sexuales en las carceles del pais. Con su entrada en vigor, casi una decada despues, se trata de controlar, prevenir y reducir el numero de reclusos victimas de agresiones sexuales por parte de otros internos o de los funcionarios de prisiones.

En los centros penitenciarios de EE UU hay 2,3 millones de presos, de los que 216.000 sufrieron abusos sexuales en 2011, segun datos del Departamento de Justicia. La violacion en las prisiones es mucho mas que una estadistica para los que tenemos que vivir con ese estigma. Es un tipo de violencia que debe terminar, explica un antiguo preso por correo electronico cuyo testimonio ha sido facilitado por la organizacion Just Detention International.

Las cifras evidencian el grave problema que se vive en las carceles de EE UU y la necesidad de adoptar medidas para prevenir y proteger a los reclusos. En la cultura popular las violaciones en las carceles son objeto de broma y se considera algo inevitable e incluso merecido, indica la Exposicion de Motivos de los Parametros Nacionales parea Prevenir, Detectar y Responder a las Violaciones en las Prisiones, unas indicaciones que desarrollan el contenido de la PREA, cuya entrada en vigor estaba prevista en 2010.

La implementacion de la PREA, la semana pasada, ha sido recibida con entusiasmo por parte de las asociaciones de derechos civiles que durante estos anos han colaborado con el Departamento de Justicia y con algunos centros penitenciarios para desarrollar el contenido de la norma. Hemos trabajado duro para conseguir una ley que recorte de manera radical el numero de violaciones en las prisiones, explica en un correo electronico Lovisa Stannow, la directora ejecutiva de Just Detention International, una asociacion fundada en 1980 por un exconvicto victima de violacion.

Entre las medidas que recoge la ley se encuentra la obligacion de confinar en celdas seguras a los reclusos vulnerables -gais, lesbianas, bisexuales o transexuales, segun especifica la norma-; formar a los funcionarios y al equipo medico para que puedan detectar y prevenir posibles casos de abusos sexuales entre los internos; facilitar a las victimas acceso a asesores; impedir que los menores compartan celda con presos mayores de edad, asi como prohibir los cacheos a mujeres y transexuales por parte de personal masculino.

La norma facilitara a los reclusos la posibilidad de denunciar los abusos sexuales sufridos a manos de los funcionarios de prisiones. Hasta ahora, estos practicamente gozaban de inmunidad ante las acusaciones de los internos, gracias a la Reforma de la Ley de Litigios en las Prisiones. Esta norma, aprobada en 1996, unicamente otorgaba a los presos victimas de violacion 20 dias para denunciar y completar el farragoso proceso de pasar por todas las instancias carcelarias algunas incluso frente al propio abusador- antes de llegar al juez. En varias ocasiones, segun denuncia ACLU, los magistrados han rechazado una demanda simplemente por no haber sido presentada a tiempo.

La PREA elimina el limite de 20 dias y, ademas, autoriza a los familiares y abogados de los reclusos a iniciar los tramites de denuncia e impone a los centros penitenciarios una supervision trimestral, realizada por entidades independientes, para garantizar que los internos no esten siendo coaccionados u obligados a cumplimentar las instancias a las que obligaba la Reforma de la Ley de Litigios en las Prisiones para formular las demandas por abuso sexual.

El Departamento de Justicia publico este lunes los Parametros Nacionales parea Prevenir, Detectar y Responder a las Violaciones en las Prisiones, justo el mismo dia en que se dio a conocer la primera encuesta sobre exconvictos elaborada por la Oficina de Estadistica Judicial. Segun ese estudio, uno de cada diez reclusos sufrio abusos sexuales durante su estancia en la carcel, el 5,4% a manos de otros presos y el 5,3% a manos de los funcionarios, una cifra que se multiplica por cuatro en el caso de los homosexuales, las victimas mas vulnerables, de acuerdo con el informe.

Original post: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/05/22/actualidad/1337720704_691144.html